Conectarse

Recuperar mi contraseña

Últimos temas
» Playa
Lun Sep 06, 2010 3:07 pm por Lali

» Mercado
Vie Jul 02, 2010 10:11 pm por Lali

» Terraza
Vie Jul 02, 2010 6:54 pm por Victorio

» Celular de Peter
Vie Jul 02, 2010 2:48 am por Gaston

» Celular de Mariana
Vie Jul 02, 2010 2:42 am por Gaston

» Gym
Jue Jul 01, 2010 5:40 pm por Peter

» Feria
Miér Jun 30, 2010 12:42 am por Nano

» Votaciones Video 'Semana 05'
Lun Jun 28, 2010 4:29 pm por Nano

» Pasarelas
Lun Jun 28, 2010 3:49 pm por Nick

¿Quién está en línea?
En total hay 1 usuario en línea: 0 Registrados, 0 Ocultos y 1 Invitado

Ninguno

[ Ver toda la lista ]


La mayor cantidad de usuarios en línea fue 17 el Lun Jul 15, 2013 2:59 pm.
Mejores posteadores
Lali
 
Eugenia
 
Peter
 
Victorio
 
Candela
 
Belén
 
Gaston
 
Nico
 
Zac
 
Agustín
 

Foros Hermanos / Afiliados
Image and video hosting by TinyPic

Off's Cuarta Temporada

Ir abajo

Off's Cuarta Temporada

Mensaje por Eugenia el Miér Abr 14, 2010 4:43 pm

Siempre los copio así que no me cuesta nada actualizar este post todos los días; hechos a mano


Capítulo 1 – El muro

Capítulo 2 – La llave de tus recuerdos (Marianella)

‘Solo llora quien se ahoga en recuerdos’, leí un libro. Llorar es un defecto, una debilidad, ¿y entonces por qué lloro? ¿En qué recuerdos me estoy ahogando? Siento que lloro por recuerdos que no recuerdo, como si hubiera un mundo que alguna vez fue mi mundo. A veces escucho una palabra o veo una cara y tengo una sensación rara, como si esa cara o esa palabra me llevaran a otro lugar, a otro tiempo. Es como si en mi alma hubiese un gran muro que encierra otro mundo, otra Marianella, otra historia por descubrir y eso me da miedo. Me da miedo abrir esa compuerta, me da miedo lo que pueda encontrar del otro lado del muro.
Los recuerdos no se pueden matar, ni tampoco esconder, solo se pueden olvidar, ¿pero cómo olvidarme de algo que ni siquiera recuerdo?
Empecé a tener imágenes, como si fuesen recuerdos, pero lo raro es que eran cosas que yo nunca viví, y ahí fue que me empecé a sentir mal… Lo que me pasa es que yo siento que me falta algo, una parte, no sé, como si me hubiese olvidado algo de mi vida, es rarísimo porque no sé, me hace sentir mal porque es como que sin esa parte siento que estoy incompleta, como vacía. Eso siento, como si me hubiese olvidado de quien soy realmente, como si viviera en una mentira, como si no fuera quien creo que soy.
Yo desde hace días me vengo sintiendo rara, pero desde ayer, desde que estuve en el muro y desde que encontré esta llave me puse peor.
Uno anda feliz por la vida creyendo saber quien es y de pronto una llave, una simple llave te abre la puerta de un mundo desconocido. Solo sabiendo quien fuiste podés saber quien sos. ¿Es posible que uno haya sido alguien distinto sin recordarlo? ¿Es posible ser alguien distinto al que creés que sos?
Los recuerdos son como la historia, la escriben los que ganan, ¿qué recuerdos ganaron en mi historia?, ¿quién escribió mi historia?
Es muy importante saber quien sos y yo sé muy bien quien soy, soy Marianella Molina Prado Rojo, una chica feliz.


Capítulo 3. Área de competencia (Simón)

A veces vas por la vida creyendo que estás despierto y de pronto pasa algo inesperado, algo que te sacude, algo que te despierta. ¿Hay algo capaz despertarnos del sueño más profundo que es soñar despiertos? Es paradójico pero creo que no hay mejor despertador que un sueño.
Cuando sos chico tenés algo muy claro, tu juguete preferido es tuyo, si ves que alguien lo quiere, sin dudarlo decís, es mío. Defendés con uñas y dientes lo tuyo, tu juguete, tu lugar, tu novia pero siempre viene alguien que viene a disputártelo, puede ser otra persona, o incluso el recuerdo de otra persona, donde había dos ahora hay tres y ya estás en una competencia.
La competencia tiene mala prensa, creemos que ser competitivos es un defecto, nunca una virtud, pero, ¿no es cuando no tenemos competencia cuando dejamos de crecer? El problema de la competencia, creo yo, es la falsa creencia de que para que alguien gane otro tiene que perder, para que alguien exista otro tiene que desaparecer.
Olvidarte de que nada es tuyo y todo lo podés perder te puede dormir, se necesita un buen sueño para despertarse. Se necesita un buen competidor para mantenerse despiertos y crecer. No hace falta que otro pierda, la verdadera competencia es cuando todos de alguna manera ganan algo. No hay garantía de que el sueño vaya a cumplirse, eso te hace esforzarte para ser mejor, para que elegirse sea algo de cada día; de lo que sí hay garantía es de que si aspirás a ser mejor no hay manera de que no lo seas.



Capítulo 4. Te ví (Tacho)

Vivimos viendo sin ver, ¿por qué nos cuesta tanto ver de verdad? Ver lo que es tan evidente.
Somos curiosos, queremos ver, ver todo, pero, ¿estamos preparados de verdad para ver lo que hay para ver? Todo lo que tenemos que ver está ahí, siempre está ahí a la vista, lo importante nunca está oculto, solo se trata de querer verlo. Cuando queremos podemos ver con los ojos, con la nuca, con el alma, ver hasta lo invisible.
Ver, verte, verme, ¿podés verme? ¿Puedo verte? Estoy acá, estás ahí, si querés podés verme, solo tenés que querer. Estás vivo y solo querés despertar, ¿podés? ¿Querés?



Capítulo 5. Resiste (Paz)

Soy Paz Bauer, la hija de Nicolás Bauer, un arqueólogo, y de Cielo Mágico, un ángel de Eudamon. Siempre tuve mis pies en la tierra y mis ojos mirando al cielo. Siempre estuve entre dos mundos, viviendo con intensidad mi vida en la Tierra y sabiendo que tendría que ocupar mi lugar en el cielo. Hoy lo sé, mi tiempo en la Tierra terminó. Hoy lo sé, es tiempo de mirar al cielo. Mi misión no termina, mi misión recién empieza ahora, es ahora cuando mi alma brillará más, mi alma está lista para su gran misión: resistir. Mi cuerpo se entrega y mi alma resiste.
¿Para qué resistir? Resistir para encontrarse con uno mismo o simplemente para sobrevivir. Resistir es lo único que nos queda cuando ya nada nos queda.
Solamente con un amor profundo el dócil presente irradiará luz, enceguecerá el mal y cesará su karma. Tengan fe.
Resisití Jaz, resistí. Resistan chicos, resistan. Resistí Tacho, resistí. Resistí Mel, resistí. Resistan, resistan. Resisití Luca, Simón, Thiago, resistan.
Resiste, resiste con el corazón, con el alma, con tus ojos, con tus manos, con todo tu cuerpo. Resiste con los pies en el ama y con los ojos en el cielo. Resiste, resiste.



Capítulo 6. El valor de las palabras (Nacho, Rama, Mar, Tacho, Hope, Jazmín y León)

¿Esto es un salvaje? ¿Un salvaje es alguien cruel, peligroso o alguien que vive en libertad, en la naturaleza? ¿Esto que siento es miedo, es curiosidad, es lástima? ¿Quién está adentro y quién está afuera? ¿Qué significa ser salvaje? Vivimos con temor a la palabra ‘salvaje’ pero, ¿qué significa esa palabra?
¿Son malvados sin alma o son almas desamparadas? León: ¿Los salvajes atacan o se defienden? ¿Dan miedo o tienen miedo? ¿Atacan nuestra libertad o viven en libertad?
Salvaje puede ser un asesino, un lobo o un peinado. Hablamos mucho, pero no siempre entendemos el valor de las palabras.
Una palabra puede ser más potente que una lluvia de misiles, porque una palabra dicha o no dicha, gritada o susurrada, puede desatar una revolución.
Uno no se da cuenta de todo lo que tiene para decir hasta que empieza a decirlo. Las palabras están ahí, atrapadas en tu cabeza, quieren salir, quieren ser dichas, quieren ser gritadas.
Cuando alguien me discute a full le termino dando la razón, cuando siento miedo me burlo de los cobardes, cuando estoy furiosa con alguien le dijo ‘No, está todo bien man’, para eso sirven las palabras, para ocultar lo que sentís.
Uno cree que las palabras dan respuestas, pero dan algo más poderoso, preguntas.
Decir algo es muy potente, pero más potente aún es no decirlo, porque el silencio también tiene palabras, pero son palabras guardadas, elegidas, que esperan pacientes el momento de ser reveladas.
A veces solo hace falta abrir la boca para que se desate un huracán. Pero las palabras, cuando llegan, te despiertan. Las palabras pueden distraer, engañar. Las palabras son pensamientos que se convierten en acción. ‘Actuar’ es mi palabra favorita, porque no se dice, se hace. Las palabras están ahí, vírgenes, listas para ser usadas. Las palabras provocan, inquietan, movilizan. ¿De quién son las palabras que decimos? ¿A quién pertenecen? ¿A uno, a varios, o a todos?
¿De qué sirven las palabras si uno las dice y nadie del otro lado las recibe? ¿Qué valor tiene una palabra si nadie la escucha? Sin palabras, no hay silencios. Y sin silencios, no hay palabras. Muchas veces no sabemos por qué callamos, y muchas más no sabemos por qué hablamos. Estamos en silencio, guardándonos las palabras hasta que algo, alguien nos hace hablar. Man, hay tantas palabras… Y sin embargo, muchas veces nos quedamos mudos, sin saber que palabra usar.
Dicen que una imagen vale más que mil palabras, pero cuando una palabra tiene valor, puede contener mil imágenes.
Pero, no hay tal crisis, la palabra vale, ¿acaso hay una expresión, que sea más hermosa, llena de sentido y amor que ‘te doy mi palabra’? ‘Te doy mi palabra’ es un acto de entrega, de amor, de confianza. Es más que una expresión de deseo, es un compromiso de vida, es un acto de fe, porque cuando todo perdió valor, la palabra puede rescatarnos.
Soy Esperanza Bauer, fiel a mi nombre soy la Esperanza de siempre, que resiste a la desolación, ese es el valor de mi palabra, de mi nombre. Hay que creer y confiar en el valor de las palabras.


Capítulo 7. Estoy aquí otra vez


Capítulo 8. Fiesta(Thiago)

¿Por qué nos gustan tanto las fiestas? ¿Por qué siempre nos aferramos a cualquier excusa para festejar? Aún sin motivos, fiesta… ¿Por qué será que siempre, con cualquier excusa terminamos todos juntos y de fiesta?
Nosotros vemos la muerte que nos rodea, pero elegimos mirar la vida, la vida que está ahí abriéndose paso en medio de la desolación. Nosotros no miramos el espanto, miramos siempre la belleza, la belleza que está ahí siempre para ser admirada. Tenemos un fuego, una llama que nunca se apaga, aún en las situaciones más extremas nosotros gritamos ¡fiesta!
En la vida hay momentos felices y de los otros, en esos momentos feos nosotros sufrimos y lloramos como cualquiera, pero también reimos, cantamos y bailamos, porque la fiesta nos da fuerzas, nos da vida, nos vuelve creativos y poderosos, por eso la fiesta.


Capítulo 9. Vuelvo a casa (Locutor)

Bueno, no sé cuantos me estarán escuchando pero sabemos que somos muchos los que estamos resistiendo, algunos solos, otros en grupo, todos con miedo y con muchas preguntas pero resistiendo. Este es el momento de organizarse, de unirse, de pasar a la acción. Llegó el momento de derribar el muro y volver a casa. Tenemos el deber de resistir y defender la vida, hay que dejar de esconderse y salir de las trincheras, y luchar. Hay que despertarse, animarse y resistir. El tiempo es ahora, ya, derribemos el muro y volvamos a casa. ¿Y qué es una casa? Una casa es el lugar donde acontece toda la vida familiar, desde los nacimientos hasta las muertes de sus integrantes. ¿La casa son esas paredes, esos techos, esos pisos o una casa es la vida de sus integrantes? Yo creo que nuestra casa, esa que nos marcó, va con nosotros adonde vayamos, y siempre por más lejos que estemos de casa habrá algo, alguien, un detalle que nos haga volver otra vez a casa. Desde el inicio de este viaje que llamamos vida, de lo que se trata en todo momento, es de volver a casa. A veces, cuando hace mucho que nos fuimos de casa, da miedo volver, da miedo no encontrarla tal cual la dejamos. Ahí donde están los que amamos, esa es nuestra casa. Ahí donde hay amor, esa es nuestra casa. Donde hay esperanza, ahí está tu casa. Ahí donde alguien resiste, está nuestra casa. El amor, la esperanza, los seres queridos, todos son nuestros, ellos son nuestra casa. Porque nuestra casa es nuestra, por eso debemos volver a casa.


Capítulo 10. La llave maestra (Tic Tac)

Hablo de la llave, de la llave maestra, la única, la que abre todas las puertas. La llave, la llave que nos hace llorar cuando nos olvidamos que si alguna vez amamos a alguien, no existe más la soledad. La llave maestra es capaz de abrir el candado más cerrado, de despertar hasta el corazón más dormido. Es una llave que va a girar, y va a girar, y va a girar hasta abrir el candado. La llave maestra abre la puerta de la vida, la puerta de los milagros y la puerta de la fe. Abre los grilletes para sacarnos las cadenas que no nos dejan caminar. Es una llave que nos vuelve osados, audaces, esa llave nos abre la puerta a la rebeldía. Es una llave capaz de abrir la celda de la prisión más segura. Es una llave que pueda abrir hasta la cerradura más oxidada. Es una llave que abre una puerta hacia una dimensión a veces desconocida. La llave la conocen, la tienen, es el amor. Todo lo que necesitan es amor, como decían los Beatles, es lo único que necesitan, así de simple, simple no fácil. Eso es lo que necesitan para pasar del otro lado del muro, eso es lo que falta, falta mucho amor, falta mucho amor en este mundo y mi mundo Eudamon se está muriendo, están matando la vida, la verdadera vida, y solo ustedes pueden salvarlo, son la esperanza y tienen una única arma, el amor. Fortalezcan su amor y van a tener un arma poderosísima. Todo lo que se necesita es amor, y bueno, está claro, un poquito de esperanza.



Capítulo 11. Un nuevo camino (Teo)

Para encontrar un nuevo camino hay que salirse de la huella y dejar el caminito seguro por el que andamos siempre, y animarse a lo nuevo, al peligro de lo nuevo. Un camino nuevo tiene sobretodo dudas, miedos, preguntas. Un camino nuevo solo nos dice que nos llevará a un lugar nuevo, mejor o peor, eso no lo sabemos. Un camino nuevo te puede llevar hacia un tesoro o hacia un abismo, nunca se sabe. Atrae el tesoro y da miedo el abismo, ¿qué vas a hacer vos?, ¿te animarás?
Uno cree que llega a nuevos caminos pero la realidad es que nuevos caminos llegan a vos. Si querés que pase algo distinto, tenés que hacer algo distinto. Si querés llegar a un lugar nuevo, tenés que tomar un nuevo camino.
Avanzar sin saber adonde llegaremos, eso es lo que asusta y atrae de los nuevos caminos.



Capítulo 12. En otoño se usa novio (Marianella)

Va terminando el verano, se viene el otoño, temporada de polainas, lluvia, hojas secas y también de amores. Porque todos dicen que la primavera es la estación del amor, pero está clarísimo que en otoño se forman más parejas. Si en otoño estás sola, te empezás a sentir solo, pero lo peor no es sentirse solo, ni no ver que nadie más está solo, porque aunque digan que siempre hay un roto para un descosido, muchas veces uno es el que está roto, descosido y solo. Como ardillas que cuando llega el invierno buscan su bellota para invernar, nosotros en otoño buscamos nuestra bellota para amar. Matáte si no conseguís novio en otoño, o sea podés hacerte la moderna y no usar ni suéter ni pashmina, ni guantes, pero si no conseguís novio en otoño no existís, porque en otoño sí o sí se usa novio.
¿Por qué usamos lo que usamos? ¿Quién dice que tenemos que usar lo que usamos? ¿Alguien nos usa cuando usamos lo que usamos? Si todos van para el mismo lado, ¿es posible tomar otro camino, uno distinto? ¿Se paga un precio por no seguir a la manada? Por los colores que se usan, los zapatos, por un vestido, por la canción del momento, por lo que sea, nos dejamos atrapar… Nos entregamos inocentes a lo que otros dicen que debe ser, creyendo que vamos a encontrar lo que buscamos, aunque no sepamos lo que buscamos, aunque no sepamos que sentimos.
Nos encanta la moda, ¿por qué? Si es algo imposible de alcanzar, ¿será justamente por eso? Es solo una ilusión que no podemos tocar, por eso esta noche yo, digo basta, esta noche va a ser especial, yo lo sé, esta noche dejo de correr detrás de lo que no se puede alcanzar, esta noche sigo mi camino y acepto lo que hay para mí en mi camino, porque esta noche voy a ser yo, Mar, de rojo y sola. Mi novio de otoño que espere, yo estoy dispuesta a esperar al amor real, ¿llegará?



Capítulo 13. Cuándo actuar y cuándo esperar (Nina)


Soy Nina, una chica con muchas virtudes. Crecí en una familia con mucho dinero y amor, amor por la competencia. Desde chiquita aprendí a destacarme en todo y como mi pasión eran los caballos, me convertí en la mejor saltadora. Si quiero algo, lo consigo, y siempre sé lo que quiero, lo sé apenas lo veo. Cuando quiero algo puedo saltar cualquier obstáculo, como con mi caballo. Será por eso que puedo sobrevivir en este mundo, porque después de lo que pasó ya no soy esa nena rica.
Pero tengo mis virtudes, que no son pocas, y un gran defecto, en cuestiones del amor nunca sé cuándo hay que actuar y cuándo hay que esperar.
Yo sé muy bien el dónde y el cómo, a dónde ir y cómo sortear los obstáculos, solo me falta aprender el cuándo, cuándo actuar y cuándo esperar. Si fallamos en el momento de actuar, si actuamos demasiado tarde, las consecuencias pueden ser irreparables. Si actuamos demasiado pronto también puede ser irreparable. Se trata de entender que todo tiene su tiempo. Actuar o esperar, dos caras de una misma moneda, con cualquiera de las dos podemos ganar pero también podemos perder. Una corazonada, una señal, siempre buscamos algo que nos diga cuándo actuar, pero no nos damos cuenta de que esperar también es actuar, entonces la impaciencia nos lleva a actuar a destiempo, a equivocarnos. Y si se trata de actuar nada mejor que sorprender. Los animales de presa dominan bien este arte, ellos saben como esperar a la presa, dejarla actuar para cazarla. Al fin y al cabo actuar es mentir, creo. Toma uno: acción, y entonces ciego caes en la trampa, por no saber esperar. Somos esclavos de nuestras impaciencias, de nuestras tentaciones, de nuestra culpa. Siempre se trata de lo mismo, de cuándo esperar, de cuándo actuar, es como preparase para una cita, saber qué ponerse, qué no ponerse, qué decir y qué no decir, cuándo hacer el gesto apropiado, cuándo mantener el silencio, cuándo ocultarse y cuándo mostrarse. Yo no sé esperar cuando me encuentro con un obstáculo, soy campeona de salto y hago eso, salto obstáculos.
Quiero a Thiago y si hay un obstáculo, es necesario que haga lo que mejor sé hacer, actuar, tengo que saltar ese obstáculo.



Capítulo 14. Una cuestión de confianza (Valeria)

Para mí, todo funciona por la confianza. La gente sigue las indicaciones de un médico porque confía en la ciencia y en ese médico, la gente vive y duerme tranquila en su casa porque confía en el arquitecto que la hizo, la gente se sube a un avión porque confía en los ingenieros que lo hicieron y en el piloto que lo maneja. Cualquier proyecto de dos o más personas se basa en la confianza que tenemos en los demás, el amor se basa en la confianza, todo es una cuestión de confianza.
Todos somos desconfiados, por naturaleza, es nuestra manera de protegernos. Hay que ser suave para ganarse la confianza de alguien, suave y paciente.
La confianza se hace de a dos, es tan difícil construir la confianza y tan fácil perderla.


Capítulo 15. La importancia de una bandera (León)

Cuando mirás un partido de fútbol, mirás la tribuna y te das cuenta cuál es la hinchada de cada equipo por la bandera; la bandera, los colores, eso te dice de qué equipo sos, pero a veces se complica saber quién juega para los buenos y quién juega para los malos. A veces alguien usa tus colores, parece de tu equipo, pero patea en contra. A veces cuesta saber quién es quién, si el que ataca, ataca o defiende, si el que te cuida te persigue, por eso son importantes las banderas, porque muestran claramente para qué equipo jugás. La bandera te marca por qué luchás, quiénes son los malos y quiénes son los buenos.
No hay peor traición que venderte, cambiarte de camiseta, escupir tu bandera, porque si perdés tu bandera perdés tu norte. Podés ser de un equipo o de otro, pero eso sí, tenés que defender tu bandera. Tu bandera es todo para vos, es tu identidad, sin bandera no tenés lugar, sin bandera no sabés por qué luchás, sin bandera estás derrotado.


Capítulo 16. Miráme (Ramiro)

Miráme, date vuelta y miráme, date vuelta y volvé, por favor. Y acá estamos otra vez Ramiro, rogando que alguien te mire. Cuando querés que alguien te mire no importa ninguna otra mirada, vos querés esa mirada y nada más. Pedimos a gritos, desesperadamente, que abran sus ojos y nos miren, que nos vean, que vean nuestro dolor y nos comprendan. Hacemos enormes esfuerzos para no necesitar de nadie, para no necesitar de una mirada para existir, pero somos esclavos de esa mirada, la necesitamos, como al aire. Hacemos cualquier cosa para atraer esa mirada, intentamos ponernos en el campo visual del otro, quisiéramos tener un reflector que nos ilumine, quisiéramos brillar para ser mirados.
Lo curioso es que los ojos que más nos obsesionan son los que no nos pueden mirar, pero la mejor mirada no es la que se nos niega sino esa mirada que no vemos, la que ignoramos distraídamente, esa mirada inesperada fuera de todo cálculo, esa mirada que nos ve cuando no nos sentimos mirados, y por lo tanto nos mostramos mejor, una mirada capaz de atravesar la máscara y ver lo que hay detrás. Es imposible pedirle que nos mire a una mirada vacía, vaciada. Pero lo queramos o no, somos esclavos de esa mirada, porque todos somos luces apagadas que solo se encienden cuando alguien nos mira.


Capítulo 17. Próximamente (Luz)

Porque, ¿qué es el amor? ¿El amor es algo que ocurre por generación espontánea, es algo más allá de nuestra voluntad? Porque el amor es simple, solo se trata de estar próximos, de estar cerca, eso es el amor. No importa como uno se acerque, como uno se exprese, lo importante es animarte a tener una mayor proximidad con alguien. Esa distancia es una espera insoportable, no hay tanto misterio, es simple, lastimar a alguien que te ama provoca una distancia insalvable. El amor es un contrato y hay que estar ahí, no se puede faltar a la cita porque un corazón se rompe con demasiada facilidad.
Mi amor es un futuro próximo que nunca llega, ¿y sabés cuál es la ironía? Que todo lo que hago lo hago para que me quieran y consigo exactamente lo contrario. Cuando siempre estuviste lejos, cuando tu lugar es a distancia, la proximidad te descoloca, la proximidad te llena de ansiedades, la proximidad derriba tu gran muralla, la proximidad te libera, ¿será que solo se trata de derribar el muro, ese que nos separa del mundo, de los otros? Dejar de ser distantes y vivir el amor más próximamente.


Capítulo 18. Sin explicación (Melody)

¿Por qué? Cuando te preguntás por qué y no hay respuesta, no hay paz, te sentís caer al vacío. No hay pregunta que duela más que por qué y necesitamos entender eso que nos inquieta, nos perturba, nos genera ansiedad. No entender nos enmudece. Habrá que entender lo que no tiene explicación, eso que ocurre sin que sepamos por qué, ese absurdo que amarga nuestra existencia, eso que nos deja en soledad preguntándonos una y otra vez ¿por qué, por qué? Ese sin sentido que vuelve a nuestra vida irreal, ese por qué que necesita una respuesta urgente, esos por qué que desesperan. Cuando lo absurdo es tan absurdo, ya nada importa. Quizás se trata de aceptar que en la vida hay cosas que no tienen explicación… o sí.


Capítulo 19. El malo de la película (Esperanza)

Elegir entre un caoba claro y un caoba oscuro es un dilema, pero dilema dilema es cuando tenés que elegir entre ser el malo de la película para hacer un bien, o el bueno y hacer el mal.
Ver el amor, la ilusión, ver a Mar sonreír después de tanto tiempo de vacío, ver esa felicidad y saber que es una felicidad artificial, pero si ellos no lo saben, si ellos son felices sin saber la verdad, ¿qué se debe hacer, intervenir o dejar hacer, qué?
¿Rubor o esa base pálida? Es un dilema, pero dilemón es cuando tenés tan buenas razones para hacer algo como para no hacerlo. Cuando tenés un dilema ya no se trata de qué querés elegir, sino de qué preferís perder. Una elección es decidir entre dos cosas buenas pero un dilema es elegir entre dos malas. ¿Qué perder? De eso se trata un dilema, decidir cuál es la perdida más soportable. Sabés que sos el malo de la película pero sabés también que tenés tus razones, sabés que está tan mal hacerlo y tan mal no hacerlo.
Ser o no la mala de la novela ha sido mi dilema, puede que sea un dilema menor al lado de otros pero tengo que elegir entre partirle el corazón a una amiga para que no viva una mentira o dejarla vivir en su falsa felicidad. Si un dilema es elegir entre dos males, yo elijo el que puedo, el más bólido tal vez, elijo el mal de ‘no hay tal crisis’. Usar taco sí o sí aunque me revienten los pies, eso es un dilema, pero, ¿tener que hacer lo contrario a lo que sentís? Matáte con ese dilema.
Nunca es claro quién es el malo de la película, incluso el malo de la película tiene su propio dilema, hace lo que hace porque tiene que elegir entre dos males.
Elegir qué perder, de eso se tratan todos los dilemas. Los Bauer somos confiados y damos oportunidades a la gente porque sabemos que todos tenemos dilemas, incluso los malos de la película.



Capítulo 20. Cuentos para dormir (Alai)

¿Los sueños nos hacen dormir o nos despiertan? Todo depende de qué cuento nos contemos, si te contás un cuento feliz tenés una historia feliz, si te contás una historia triste, tenés una historia triste. Cuando te creés el cuento que te contaron, es muy difícil imaginarte otro cuento, ¿no? Uno se cree la historia que más le conviene. Uno elije qué cuento creer pero no elige quién nos cuenta cada cuento. Lo triste es darse cuenta que el cuento que más te gusta es solo eso, un cuento.
En Hansel y Gretel, el padre de ellos, ¿es bueno?, ¿es malo? Depende de quien lo lea.
Los cuentos para dormir son lindos, son como una caricia, te llenan de lindos sueños, pero cuando esos cuentos te mienten y te cuentan una historia que no es, no son lindos, no son una caricia, son cuentos para no despertar.



Capítulo 21. La dueña del silencio (Nina y Thiago)

De chica aprendí que para comunicarse no solo son necesarias las palabras. Las palabras se pueden manipular, pueden perder su valor o tener demasiado. En cambio, el silencio es más noble, el silencio es algo que se puede compartir, el silencio es estar en control, el silencio es poder. Un día simplemente deje de hablar y descubrí que fue ahí cuando empezaron a escucharme mejor. Dicen que somos esclavos de nuestras palabras y dueños de nuestro silencio y yo nunca voy a ser esclava de nada.

Sufrir en silencio es un grito desesperado, un grito mudo que ensordece. El vacío se vuelve innombrable porque solo nombrar eso que nos falta, nos parte el corazón al medio. Es como eso que no querés contar para que no se pinche, creés que solo el hecho de contarlo puede arruinar todo. Lo que existe en silencio, ¿deja de existir si lo ponemos en palabras? Palabras obvias que no hace falta decir, o justamente por obvias, hay que decirlas. Lo viste mil veces, sabés que pasa, pero hasta no ponerle palabras, no es real.



Capítulo 22. Se llama obsesión (Jazmín)

¿Es un capricho? ¿Es una necesidad? ¿Es constancia? ¿Es lealtad? ¿Es tenacidad? ¿Es terquedad? ¿Es intransigencia? ¿Es obstinación? ¿Cómo se llama eso que sentimos y no se va ni con el tiempo? ¿Es amor? ¿Es una manía? ¿Es ceguera? ¿Qué es? ¿O es obsesión?
Es muy fácil confundir amor con obsesión, pero no son lo mismo. El amor está en todo el cuerpo, la obsesión solo está en tu cabeza, te encierra en tu burbuja, te aísla, te adormece. El amor es un camino de idas y vueltas, pero tiene salida, en cambio la obsesión es como un laberinto sin fin. Cuando no hay amor, aparece la obsesión, para aturdirnos, para hacernos creer que sentimos algo cuando en realidad no sentimos nada, porque estamos vacíos, vacíos de amor.
El amor saca lo mejor de una y la obsesión lo peor. A veces podemos parecer valientes, arriesgados, y en realidad es lo que nos empuja a estar ciegos, obsesionados. Por la obsesión se puede hacer cualquier cosa, se puede lastimar tanto, porque la obsesión al fin y al cabo es un medio para llegar a ningún lado, o para llegar demasiado lejos. Trampas en nuestra cabeza, y ahí vamos, inocentes, entregando nuestro cuerpo, creyendo que ese camino nos llevará hacia el amor, justificando los medios por ese fin, y en nombre del amor, matamos al amor. Por eso las obsesiones son tan peligrosas, porque es un lugar del que nunca se vuelve.


Capítulo 23. Alguien a quien amar (Tefi)

Entiendo a Terra, la entiendo. Entiendo a los malos, a los que hacen cosas horribles, los entiendo. Yo misma fui muy mala mucho tiempo. Yo creo que los malos son simplemente gente que no tuvo otra alternativa. Yo misma soy una mala que simplemente tuvo la chance de cambiar, y lo aproveché. Entiendo a los malos porque sé que simplemente buscan a alguien a quien amar.
No me voy porque no me crean, no me voy por la humillación de que la persona que amaba haya metido otra mujer en nuestra casa, me haya engañado con ella, y encima no me crea cuando le digo que me atacó. No me voy porque mis amigos no me tomen en serio y no les importe lastimarme, me voy porque necesito encontrar a alguien a quien amar.
Para mí nuestro corazón es como un motorcito chiquitito que todo el tiempo busca y busca, busca encontrar alguien a quien amar, no se cansa nunca, aunque estemos vencidos él siempre busca y busca, porque un corazón necesita amar. A veces nos pasamos cincuenta cuadras, equivocamos el camino y el corazoncito sigue ahí, incansable, diciéndonos ‘no es por acá’, pero no lo escuchamos. Creemos que lo que el corazón busca es alguien que nos ame, pero no, el corazón no es tan egoísta, él solo busca alguien a quien amar, pero al final, siempre, el corazón se hace escuchar. ¿Cómo ignorar esos latidos que son señales que nos indican el camino? Y yo, estoy escuchando a mi corazón, me dice que lo que busco no está ahí, que no estuvo ni estará ahí. Un corazón necesita alguien que se deje amar, porque ese es la busca más simple y más compleja de este viaje, alguien a quien amar. Uno puede estar ciego gran parte del viaje, pero tarde o temprano empieza a ver el camino. Y yo estoy en eso, buscando ese lugar donde al fin esté mi roto para esta descosida. Uno puede estar perdido, pero buscar el camino ya es parte de encontrarlo, aunque te gane la desesperanza, aunque te gane el dolor, aunque creas que es demasiado tarde, buscá en tu corazón, buscá en tu alma malherida, en algún lugar, fuera de tu burbuja habrá alguien a quien amar. Buscá incansablemente, irremediablemente, porque para eso venimos a esta vida, para encontrar a alguien a quien amar.



Capítulo 24. No me sueltes la mano (Marianella)


No sé si lo recuerdo o me lo contaron, pero cuando era chiquita mi mamá me decía: ‘Dame la mano para cruzar la calle’ y yo le decía: ‘No, no te la doy, te la presto’. Porque dar la mano me sonaba a darla, a sacármela y darla, pero dar una mano, ¿no es un poco eso? Dar una mano a alguien es mucho más que hacer un favor, no es dedicar unos minutos que te sobran o prestar una remera que no usás, es dar una parte tuya, es darte vos. Dar la mano es aferrarte y aferrar al otro. Cuando el mundo se vuelve un abismo y todo se cae, tus manos no se aferran a algo, se aferran a alguien, alguien que no te deja caer. Cuando vos diste tu mano, ya no hay forma de soltarla, ya no es tuya, está unida a la del otro, las dos manos son una. Las manos nos unen, nos suman, cuando damos la mano dejamos de ser yo para ser nosotros. Mi mano ya no es mía, es tuya, o nuestra. Nunca voy a soltarte la mano, pase lo que pase.



Capítulo 25. La góndola del amor (Nacho)


Man, estoy en mi mejor momento, inmejorable. Man, yo nací en el cuerpo equivocado, eso está a la vista, en la familia equivocada, yo era un rico en el cuerpo de un pobre, pero ahora, ahora vamos a corregir ese error. La verdad ni idea cómo lo hice, pero esa es otra señal más de que estoy predestinado a brillar. El primer día de becariado man, la Jefa nos regaló un libro que está buenísimo, se llama ‘La vida es un mercado’, lo escribió el señor Jay. O sea la mina esa es grossa man, o sea nos deja el libre porque quiere que seamos unos tigres, el libro dice que tenemos que imaginarnos la vida como un gran mercado en el que vos podés agarrar lo que quieras de la góndola. ¿Querés una casa? Vas a la góndola de las propiedades y man, agarrás la que querés. Pobre es el que quiere, porque todo está ahí, en la góndola está todo lo que quieres. Man, ¿querés todo? Bueno, agarráte un changuito bien grande y meté todo lo que quieras, lleváte el mercado entero, si para eso está. Go and get it man, andá y conseguílo, así se vive, ¿querés algo? Andá a la góndola y agarrálo. Uno sabe que necesita para ser feliz. ¿El último celular?, ¿la última netbook?, ¿las zapatillas más caras? Agarrálo ahora man, ¡ya! Si es lo que necesitás para ser feliz, agarrálo. ¿Vos sentís que esa persona es la que necesitás para ser feliz? Go and get it man. Infeliz es el que quiere man, porque lo que necesitás para ser feliz, lo podés agarrar. ¿Querés amor? Y bueno, andá a la góndola del amor man.
Un gran mercado man, eso es la vida, este libro sí que la tiene clara, porque es así, vos pedís y tenés lo que querés, esa gilada de que el universo te da lo que pedís es posta man. El libro dice que el mundo se divide entre los que satisfacen sus deseos y los que intentan no desear. El libro dice que los chinos, bah o sea los orientales, basaban su cultura en tratar de no desear, como camino para ser feliz. En cambio acá no funcionamos como esos giles orientales y todo eso, acá cuando más deseás y más consumís lo que deseás, más feliz sos, ¿no?
The world is mine man, unos pocos conocen el secreto, el secreto de que podés tener todo lo que querés, todo. Eso de desear algo y no poder conseguirlo man, eso es de giles, de losers. Man, todo, pero a ver, todo lo que deseás lo podés agarrar de la góndola, no digas que no.
Este libro la tiene tan clara man, a ver escuchen esto: ‘¿Se te murió el perro? Bueno los perros no se lloran, se remplazan, andá a la góndola de los perros y conseguíte otro, ya fue. ¿Querés un novio, una novia? Ok, andá a la góndola de los novios y agarráte uno. Es así man, o sea vos hacé tu pedido que en el mercado encontrás todo, hasta el amor, ¿no?


Capítulo 26. Ser o no ser (Profesor)


Ser o no ser, esa es la cuestión. ¿Qué es más noble para el espíritu, sufrir los golpes y dardos del destino o tomar las armas contra un mar de angustias y terminar con ellas combatiéndolas? ¡Qué dilema!, ¿eh?! ¿Quién soportará los azotes, los escarnios del mundo, la injusticia de lo opresor? Hay dilemas que ponen en juego al ser. Las opciones son todo o nada, blanco o negro, ser o no ser, no se puede ser de una manera y actuar de una manera distinta a lo que uno es, ¿o no? ¿Quién soportará la afrenta del soberbio, las angustias del amor desairado? Nos ahogamos en la pregunta ¿qué hago? pero pocos se animan a la pregunta ¿quién soy? Y ahí esta el partido muchachos, en el ser, no se puede ser de una sola manera, no es blanco o negro, es gris, es contradictorio, se quiere una cosa y se quiere otra. ¿Quién querría llevar cargas, gemir y transpirar bajo una vida por demás tediosa? Porque hay gente que elige el camino más largo, más difícil, más tedioso, y otros que eligen el atajo. Hay gente que le gusta comer fast-food y a otros que nos gusta cocinar durante horas y eso ¿por qué? La respuesta es porque somos así, está en el ser. Ser o no ser, esa es la cuestión.



Capítulo 27. El gran show (Luz)


Una lágrima en el momento justo, un silencio, todos nos servimos de esas armas cuando queremos lograr nuestro objetivo, somos los directores de nuestra puesta en escena. Tragedia, comedia de enredos, policial, el género que haga falta, el show que se necesite para poder avanzar. Podemos actuar con verdad y convicción un amor, un odio, una pasión, lo único que importa es que haya otro que nos mire, porque es a ese a quien le dedicamos el show.
Mentira, verdad, ¿importa? Si un nene hace un berrinche para reclamar nuestro cariño, ¿importa que ese berrinche sea un show? Todos estamos buscando desesperadamente que nos miren, que nos presten atención. Cada cual hace su juego, todos hacemos el papel de nosotros mismos, todos actuamos. El que seduce, actúa, el que abandona actúa, el que pide, el que da, el que suplica, el que se enoja, todos actúan, todos hacen la escena, hacen el show. El tema no es si está bien o está mal hacer el show, si no, ¿cuál es el show más creíble? Y el nuestro es el show más creíble porque tiene un fin noble, la paz. Ellos hacen el show de los rebeldes, de los idealistas, y sin saberlo se convierten en personajes de nuestro show, son los ‘Marios’ de nuestra película.
Lo que nos protege, nos alivia, nos da paz y seguridad, bienestar y tranquilidad, es precisamente este gran show.



Capítulo 28. Besos inesperados (Thiago)

¿Quién no se acuerda de su primer beso? ¿Quién no se acuerda de su último beso? ¿Quién no se acuerda esos besos que dio en el camino? Eso besos raros, besos con historia, besos que tardan en llegar o que no llegan nunca… Para mí, los imposibles de olvidar, además de los de Mar, son los besos inesperados.
Los besos transforman todo, son como una barrera, un muro que cruzás sin saber que vas a encontrar del otro lado. Se te acelera el pulso como si el beso fuese la represa que se abre para dejar que un río de sensaciones te recorra. Los besos no se dan con la boca, los besos se dan con todo el cuerpo, los besos se dan con la memoria. Los besos son puentes que unen territorios imposibles, son la prueba que nuestra alma necesita.
Técnicamente, ¿qué es un beso? ¿Dos bocas que se juntan, respirar el mismo aire, eso es un beso? Hay besos que no deseás, que no esperás, pero que llegan y no te sorprenden. Lo que te sorprende tal vez es que no sabés cómo ni por qué pero te empieza a gustar, eso sí que es inesperado.


Capítulo 29. Psicosomático (Rama)


Podés decir lo que necesitás decir, diciéndolo o diciendo exactamente lo contrario. También podés decir algo con un gesto, con un guiño, el cuerpo te ayuda a decirlo. A veces con el silencio decís todo, a veces una canción te ayuda a decir lo que necesitás decir, otras veces hay que pegar un grito, pero cuando no decís lo que necesitás decir ni con palabras, ni gestos, ni con silencios, ni gritos, eso que necesitás decir se rebela y habla como puede. Lo que necesitamos decir, lo vamos a decir, como sea. Dicen que cuando uno no puede decir lo que necesita decir, el cuerpo habla. Algunos tienen dolores de panza, de garganta o de cabeza, otros tienen alergia. Otros hablan con el lenguaje del cuerpo, pero ese idioma, el idioma del cuerpo, ¿es tan fácil de entender?, ¿es un idioma universal? A veces las palabras dicen una cosa y el cuerpo otra, ¿a quién hay que creerle? Pero, ¿cómo se interpreta ese lenguaje? Un dolor de panza, ¿siempre significa miedo? Un tic nervioso, ¿siempre significa nerviosismo? Un dolor de garganta, ¿siempre significa que hay algo que se quiere decir y no se puede? Un sueño, ¿se interpreta literalmente, un sueño tiene que ver solamente con lo que dice? Se dice que alguien se mareó cuando llegó más alto de lo que puede manejar, pero, ¿siempre un mareo significa eso? Dicen que un dolor de cabeza puede ser por contractura o por pensamientos que dan vueltas y vueltas en tu cabeza, ¿siempre es así? Una alergia es cuando el cuerpo se defiende exageradamente de agentes que interpreta como nocivos, ¿por qué tu cuerpo cree que debe defenderse? No creo que sea tan simple, yo creo que es tipo una clave, hasta que no acertás exactamente en la clave, la puerta no se abre. Cuando tenés una pesadilla, podés decir, ¿habré comido pesado anoche? Pero si te animás a ir más allá, tal vez descubras el verdadero mensaje que ese sueño te trajo. El cuerpo tiene un lenguaje muy sutil; un dolor de panza no siempre es miedo, tal vez es solo un aviso que te recuerda cuales son tus tiempos, tu estilo, tu manera. Los dolores son alarmas que te da el cuerpo para avisarte que algo no anda bien y el dolor no se va a ir hasta que descubras qué es. A veces un dolor te está diciendo que tenés que actuar, que algo tenés que hacer. Así de simple, tu cuerpo seguirá hablando hasta que por fin escuches el mensaje.



Capítulo 30. Un nuevo mundo (Esperanza)

Tratando de encontrar una salida a este laberinto se me ocurrió escribir cuentos para los chicos, contándoles su verdadera historia y me copé con la escritura. Escribir te da la posibilidad de soñar nuevos mundos, otras realidades. El escritor trata de imitar la vida, pero la vida es el mejor de todos los escritores. La vida va tramando las historias como quien hace una trenza cosida. La vida es un cuento que se escribe minuto a minuto, segundo a segundo. Buena escritora la vida, siembra historias que después cosechara, nada es azaroso. Destinos cruzados, finales abiertos, todo está en la escritura y está todo desde el principio. Pero escribir, además de contar, es soñar con algo diferente, es imaginar un mundo nuevo y tener fe en que será posible. En la escritura no hay nada lineal, no existe el camino más corto, escribir es buscar rodeos para llegar a donde querés llegar. Cuando desperté en este mundo, no encontraba salida, me angustiaba, me deprimía, pero la vida me dio la escritura que es como este pico con el que boqueteo y boqueteo sin parar, buscando la salida, soñando que al final del camino, será posible un nuevo mundo.
‘Lo importante no es lo que nos pasa, si no lo que hacemos con lo que nos pasa’, decía siempre mi papá. Un día desperté en este mundo de mentira, en este horror hermoso y de plástico, desperté para ver que nos habían robado la identidad. Para una bólida como yo, despertar en este mundo trágico fue el golpe de horno que necesitaba, el caramelito que me faltaba en el frasco, la bólida tuvo que madurar, crecer, y estar a la altura de salvar al mundo, mi mundo, nuestro mundo. A la fuerza tuve que aprender a ser creativa, a buscar nuevas soluciones a nuevos problemas. Tuve que aprender a ser escritora para aprender a escribir una nueva historia y para eso hay que ser muy creativo. Porque ahí está el secreto, ¿no? Agarrar lo que nos pasó y hacer algo nuevo con eso, agarrar el mundo que nos tocó en suerte y escribir otro, un nuevo mundo. Para poder crear un nuevo mundo, primero tenés que decir adiós al mundo en el que creías que vivías.



Capítulo 31. Un nuevo mundo – Segunda parte (Thiago, Marianella, Rama, Jazmín y Tacho)

Empecé este viaje porque creo que todo puede ser mejor. Un desafío que no es solo para nenes bien, si no para casi ángeles como vos, como nosotros a los que nos pasan cosas. Che bombón, cuando no sepas como seguir, no te rindas, gritá fuerte voy por más, solo es cuestión de no decir escaparé si no de ser valiente y de mirar con tus dos ojos bien abiertos y vas a ver que siempre aparece un ángel en tu cielo, un ángel que para vos guarda este secreto. Solo con los ángeles del mundo unidos y la fuerza de la música, se podrá mantener tan alegre el corazón. Fui creciendo mientras alguien se preguntaba a ver si pueden. Me miré en el espejo y me dije estoy listo, y por eso me mandé de cabeza por un río de besos, y capté señas tuyas que me mostraban que hay un lugar donde se puede vivir a pleno, pero guardá tu fe que este viaje sigue. Pasó un día más, un año más y aunque parezca casi un sueño descubrí que con música es posible salvar la paz, y no lo hicimos solos, por suerte estabas ahí porque nunca te perdí y pensando en vos no me dejé vencer y fui por el sí. Siento que cada vez estoy más cerca, que vuelvo a casa, que algo bueno está por llegar y eso será cuando llegue tu amor. ¿Cuál es el camino que hay que seguir? Yo no tengo la respuesta. Hoy yo solo tengo un deseo, que nos volvamos a ver. Y por eso hoy estoy aquí otra vez, con la fuerza de la música, derribando el muro porque hoy te vi y aunque sigamos siendo solo amigos tengo miedo a perderte. Vos ya sabés que llegó la hora de cambiar de aire, por eso me voy hasta donde estás, porque acá me siento solo y es por eso que estoy preso. Mientras tanto, y hasta que volvamos a estar juntos resiste, resiste, resiste, resiste, resiste.


Última edición por Eugenia el Mar Jun 08, 2010 4:57 pm, editado 37 veces

_________________
Miss Eugenia Suárez

Sé que mi lugar es junto a tí . . ♥
avatar
Eugenia
Admin

Mensajes : 872
Fecha de inscripción : 10/04/2010

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Off's Cuarta Temporada

Mensaje por Lali el Miér Abr 14, 2010 4:54 pm

Yo también lo copio siempre xD Thanks!! (:

_________________

Lali Esposito


Cuando se ponga difícil, será tiempo de pelearla juntos una vez más... ♥
avatar
Lali
Admin

Mensajes : 954
Fecha de inscripción : 09/04/2010
Edad : 24

Ver perfil de usuario http://rol-showintheisland.foroes.org

Volver arriba Ir abajo

Re: Off's Cuarta Temporada

Mensaje por Peter el Miér Abr 14, 2010 4:56 pm

Justo iba a buscarlo, así que me lo ahorraste (?) xd' Me gustó mucho el de ayer, aparte de que fuera de Mar que también influye, pero juntándolo con el capítulo.. (L)
¡Graacias por dejarlo A! (:

_________________
Peter Lanzani .


Porque se abrieron los caminos desde el día en que elegimos . . ♫
avatar
Peter
Admin

Mensajes : 848
Fecha de inscripción : 10/04/2010

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Off's Cuarta Temporada

Mensaje por Gaston el Miér Abr 14, 2010 7:40 pm

graciasss por dejarlooooooo(LL) me encantoooo(LL)
avatar
Gaston

Mensajes : 239
Fecha de inscripción : 11/04/2010

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Off's Cuarta Temporada

Mensaje por Contenido patrocinado


Contenido patrocinado


Volver arriba Ir abajo

Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.